“Las organizaciones exitosas del futuro serán aquellas que han pensado que la creatividad es fundamental para liberar todo el potencial de una empresa y de su gente”, asegura Edward De Bono, experto en creatividad, en su libro El pensamiento creativo.

Para el especialista, la creatividad es adelantarse y buscar más allá de las pautas conocidas o los caminos establecidos, generar ideas que permitan la resolución de problemas o conflictos. Ésta –describe- posibilita lograr cambios y adelantarse a la competencia. De Bono invita a tener ideas inusuales, “pensar fuera de la caja”, es decir, moverse del camino principal y generar pensamientos que no tendrían razón de ser dentro de lo que conocemos como tradicional.

Fomentar el pensamiento creativo no resulta sencillo, ya que de no manejarlo adecuadamente podría llegar a convertirse en una especie de lujo de escasa importancia para las operaciones organizacionales. Por ello, el también doctor en medicina por la Universidad de Cambridge, muestra nueve técnicas que ayudan a desarrollarlo adecuadamente en una compañía:

1. Los seis sombreros para pensar. Es el método más simple y contundente que existe; éste consiste en que cada uno de los asistentes a reuniones laborales deben ponerse uno u otro sombrero en función del momento y experimentar una sensación de libertad sin ser juzgados. Los sombreros blanco (hechos prácticos), rojo (sentimientos), negro (identificar problemas), amarillo (lógica positiva), verde (alternativas y soluciones) y azul (autoridad y responsabilidad) harán cambiar el pensamiento de los individuos sin llegar a ofenderlos.

2. La pausa creativa. Conocida como la suspensión del razonamiento dice que el experimentar bloqueos mentales no debe ser causa de frustración, al contrario, son estas interrupciones las que permiten el rápido flujo y la apertura de nuevas líneas de pensamiento. El autor explica que las pausas obligan al profesional a prestar atención a objetivos específicos y encontrar nuevas ideas.

3. El foco. Es la técnica que va a permitir centrar la atención a un aspecto que se utiliza como base para generar proyectos. La idea es identificar lo relevante de un asunto y trabajarlo posteriormente con toda la creatividad posible.

4. El cuestionamiento. Esto es algo muy particular, aquí se trata de evaluar si el modo actual de hacer algo es lo correcto; con las preguntas no sólo se busca una explicación, sino que se interroga también por qué la manera actual debe ser la única.

5. Las alternativas. Ésta es la operación básica de la creatividad, pero no es sencilla. En la búsqueda hay que detenerse cuando se está en una situación en la que el siguiente paso es fácil, muchas veces se encuentran nuevas y mejores opciones. A veces las alternativas están dadas, sólo es cuestión de elegir.

6. El abanico de conceptos. Por medio de tres niveles, el profesional puede encontrar formas que se convertirán en el punto fijo para ideas alternas: las direcciones, que es la manera de concebir algo; el concepto, que es el método para hacerlo; y la idea, que es poner en práctica lo que se percibe.

7. Provocación y movimiento. En el camino surgen proyectos por accidente o error, pero no hay que esperar a que todo ocurra por azar, esta técnica permite al profesional ser temporalmente loco y explotar su creatividad, generando alternativas que no interesan si son o no correcta, sino que permitan desplazarse.

8. La aportación al azar. Se vuelve la técnica más simple para producir nuevas líneas de pensamiento e ideas a las que no se hubiera llegado mediante procedimientos lógicos o analíticos. Ésta resulta valiosa en situaciones de estancamiento y bloqueo, cuando no se sabe por dónde empezar.

9. Técnicas de sensibilización. Consiste en proponer algo “para ver qué sucede”, el propósito incorporar ideas en la mente a fin de generar líneas de pensamiento, aprovechando que al estimular ciertas áreas del cerebro, éstas se preparan para tomar parte en las siguientes secuencias.

De Bono dice que las técnicas tienen la misión de generar conceptos que permitan motivar la creatividad y, por ende, la competitividad. La clave está en ofrecer herramientas para modificar el comportamiento habitual y dejar de pensar que la creatividad es algo superfluo y costoso.

Fuente:http://elempresario.mx/management-mrkt/nueve-tecnicas-desarrollar-creatividad

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *